La dicotomía de lo urgente y lo importante

Recientemente Juanje Ojeda, responsable de Comunidad en Emergya, hacía una encuesta interna sobre participación en proyectos de Software Libre. Tras contestarla, inmediatamente me di cuenta de que había olvidado varias. Incluso al día siguiente, recordé otras, siendo algunas de ellas de cierta relevancia y para mí más importantes que las anteriores.

Esto me hace reflexionar sobre lo fácil que es olvidar lo que hemos hecho, lo que hemos alcanzado, y, ya de manera más trascendental, lo que hemos sido. Y si olvidamos lo que hemos sido, es difícil tener la clarividencia necesaria para definir qué queremos ser y dónde queremos estar, y es más fácil aparcar la definición de las estrategias para alcanzar esos hitos. Y, una vez más, lo urgente, el corto plazo, te hace abandonar lo importante, el largo plazo.

Advertisements

Cultura vs Estrategia en las organizaciones

Culture eats strategy for breakfast.
Mark Fields, Ford Motor Company.

Esta frase que preside la central de operaciones de Ford transmite que la cultura de una organización es más potente que las estrategias que se intentan implantar. Si bien es cierto, no es más verdad que las estrategias pueden acabar con las culturas organizativas.

Es por ello que es tan importante tener clara la misión de nuestra organización y una visión de a dónde la queremos llevar. La implicación de todos los miembros y la alineación de los objetivos personales de cada uno con los objetivos organizacionales es la que determinará el éxito en el medio y largo plazo.

Lecturas y objetivos

Uno de los objetivos que me planteé a principios de año para el 2010 fue leer más. Como buen español, tengo una gran tendencia a comprar libros impulsivamente, pero no siempre los termino, o ni los empiezo (siempre he oído que España es uno de los países donde más libros se compran, pero uno en los que menos se lee, aunque no encuentro referencias).

Mi amigo Jose en uno de nuestros encuentros KFC me comentaba que su primo se ponía fechas para terminar un libro. Y que si se acercaba la fecha y no iba a cumplirla, procuraba leer más para alcanzar su objetivo. Empecé a aplicar esta regla hace un par de semanas, y mi primer objetivo se ha cumplido, he terminado “La Persuasión: el Arte de influir”, de James Borg hoy sábado, y el límite que me había planteado era este domingo. No sólo me llevo la satisfacción de la calidad del libro, sino también la satisfacción de cumplir mis objetivos.

Parece lógica aplastante que si establecemos indicadores e hitos para nuestros proyectos en el trabajo y nuestros proyectos personales, también lo hagamos para las lecturas que deseamos hacer. Voy a intentar seguir esta técnica y formalizarla un poco más, a ver si consigo completar las lecturas que tengo pendientes.

Y tú, ¿lees menos de lo que te gustaría? ¿Crees que es una buena idea usar hitos e indicadores para evaluar si estas cumpliendo con las lecturas que te planteas?