Bacalao con tomate

Hoy es viernes santo. Sí, santo como la semana santa. Ya sabéis, la semana en que se llena el procesionódromo de gente para ver como al Barça se le escapa la Liga y la Copa. La semana en que se saca de la cárcel a los informáticos.

Bueno, pues hoy es el viernes de esa semana, y por tanto se llama viernes santo. El viernes santo no se come carne. Mi madre ha preparado Bacalao con tomate, y me alegro. Hacía demasiado que no comía bacalao con tomate. Pero el motivo es el erróneo.

Viernes Santo
Alberto Montt en dosis diarias, tira del 21 de marzo de 2008

Cuando llega esta semana…

… es cuando más deseo que llueva…

La penitencia en Sevilla es obligatoria.