Una historia de camellos

Dos camellos. Uno es una hembra, el otro su hijo. Éste está un poco confundido, así que le hace algunas preguntas a su madre…

Hijo:
Mami, ¿puedo hacerte algunas preguntas?

Madre:
Claro, ¿qué te preocupa?

Hijo:
¿Por qué los camellos tienen joroba?

Madre:
Bien, hijo, somos animales del desierto, necesitamos las jorobas para almacenar agua para poder sobrevivir sin ella.

Hijo:
De acuerdo, ¿y por qué nuestras patas son largas y nuestras pezuñas redondas?

Madre:
Hijo, obviamente son así para poder caminar en el desierto mejor que nadie.

Hijo:
¿Y por qué nuestras cejas son tan gruesas? A veces me incomoda la vista…

Madre:
Hijito, nuestras gruesas cejas son una protección. Nos protegen los ojos de la arena y el viento del desierto.

Hijo:
Ya veo… Pero si las jorobas son para almacenar agua cuando estamos en el desierto, las patas para caminar por el desierto y las cejas protegen nuestros ojos del desierto… Sólo una pregunta más, madre…

Madre:
Dime, querido.

Hijo:
¿Qué coño hacemos en el zoo?

Moraleja

Habilidades, sabiduría y experiencia son sólo necesarias si estás en el lugar adecuado.

Traducido de Michael Sync.

2 Responses

  1. jajajajaja… Killo es bueníiiiisimo!!
    Me lo guardo!!

  2. Thank you. man.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: